Excursiones de otoño

La lesión poco a poco va dando signos de mejoría y ya puedo correr con leves molestias. Pero el día que me paso luego se me resiente, así que habrá que tener paciencia. De todas formas sigo nadando, escalando y subiendo montes así que como diría Laporta: “No estamos tan mal”. Los últimos dos findes han salido dos “paseos” muy majos, aprovechando que con el otoño los hayedos están preciosos. La primera excursión fue por la Sierra de Toloño/Kantabria (no me interesan mucho los debates toponímicos), a la que ya hinqué el diente hace un par de años y a la que me prometí volver. Es una de las sierras más agrestes de Euskal Herría, quizás la que más si descartamos los Pirineos, y que no tanta gente conoce. Pilla un poco a desmano, ya que requiere 1h 30 de coche desde Iruñea, pero bien merece la pena una visita. O varias. Según el nivel de cada uno, hay desde ascensos sencillos hasta trepadas de cierta dificultad. De hecho, en Wikiloc hay auténticas odiseas. Aquí una muestra. A mi eso ya se me queda grande. Y ojo con el material, que esto ya no es senderismo…

Hace unos 15 días Iosu y yo nos propusimos tachar cinco montes de mi lista de una tacada. Saliendo desde Pipaon subimos el Semendia entre cazadores de palomas y una densa niebla que nos limitó las vistas y nos hizo temer por nuestras cabezas entre tanto disparo. El monte no tiene mucha historia y queda fuera de la sierra, pero ya que estábamos al lado… Tras una breve bajada nos encaminamos hacía el Cervera y el Recilla, uno en frente del otro, fáciles de subir, sin trepada ninguna y con buenas vistas conforme la niebla se iba disipando.

Desde Cervera a Palomares la cresta tiene pasos de IV y nosotros al menos no pensábamos recorrerla aunque luce espectacular. Por el contrario bajamos un buen trecho por uno de los hayedos más meridionales de Euskal Herria para luego subir y tras una breve y sencilla trepada hacer cima en el Palomares. Desde aquí ya empieza la miga. Tras un continuo subebaja nos tocó subir por una canal de piedra suelta muy farragosa y unas pequeñas trepadas para luego ir faldeando hasta hacer cima en la Peña del Castillo, dejando a mano derecha el pico más alto, el Larrasa. Por lo que he leído lo han sacado del catálogo de cimas para evitar la erosión que se estaba produciendo en la zona, así que lo dejamos en su sitio y vuelta para casa. Total 14.4km y 1680m+ en 6 horas.

toloño.JPG

Y este pasado finde engañé a Pope para hacer una bonita y larga ruta circular desde el rincón de Belagua. La idea era hacer cima en Txamantxoia La Paquiza y Lapazarra. El otoño vistió de gala el valle de Belagua y lo disfrutamos un montón, aunque se hizo un poco largo. Al final 21.3km y 1830+ en 9 horas. Quitando la cima del Txamantxoia no nos cruzamos con nadie en todo el día, y eso que era puente y hacía un perfecto día soleado y fresco. Mi reflexión es que muchas veces nos tiramos a lo conocido/popular y dejamos de lado otros parajes, valles, ríos, montes, rocas de igual belleza, que ya sea por recónditos o poco conocidos quedan alejados de las rutas tradicionales que sigue la mayoría. Sería interesante que se contabilizase el número de ascensos que tiene Hiru Errege Mahaia o Auñamendi, y los que tienen Lapazarra, Añelarra o Ukerdi. Pero bueno, quizás esté bien así. De esta manera siempre quedarán rincones solitarios y silenciosos para compartir con los sarrios y las cabras únicamente.

belagua.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s