Descubriendo las islas Canarias

Mañana nos vamos de vacaciones, a recorrer las Landas en bici, y todavía no he contado nada de las últimas por aquí. Fueron en mayo y el destino las islas Canarias. No es la primera vez que aprovecho la escusa de una carrera para pasar unos días de vacaciones. Deporte y turismo combinan bien, sobre todo si es en lugares como La Palma o Tenerife. La idea era viajar de miércoles a miércoles, pasar los primeros 4 días en La Palma, isla en la que pensaba correr el maratón de la Transvulcania, y luego coger un ferry a Tenerife para visitar la isla, ver amanecer desde el Teide, y visitar a mis amigos Aitor y Cristina. Eso si, como el avión nos dejaba en Tenerife Aitor nos pasó a buscar y nos enseño el norte de la isla, en Anaga, y alguno de los muchos placeres gastronómicos que ofrece Tenerífe, antes de llevarnos al puerto para coger el ferry. ¡Un grande Aitor!

P1180450

Sin duda la mejor opción para moverse por las islas es alquilar un coche. Así que tras el viaje y tras pasar la primera noche en Santa Cruz de La Palma, nos hicimos con un buen bólido y nos recorrimos la isla, primero al volante, y luego andando a través del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, hasta llegar a la cascada de los Colores. Trekking muy recomendable, aunque el calor apretaba (ahora entiendo porqué lo llaman caldera…). Ya por la tarde nos pasamos a ver el Kilometro Vertical que se celebraba ese día, disfrutando de buenas vistas desde el mirador del Time, por el que iba a pasar con mucha peor cara dos días más tarde… Nos pasamos a recoger el dorsal y de ahí a disfrutar de la casa rural que habíamos reservado para pasar esos tres días.

La sorpresa fue muy grata, ya que la casa era encantadora, aunque tuvimos que poner a prueba nuestra orientación y el motor del coche para encontrarla en lo alto de una cuesta cuasi vertical. En el jardín exterior había gatetes y gallinas con sus polluelos, todos conviviendo en curiosa armonía.

P1180652

P1180703

P1180723

Ya al día siguiente la idea era subir en coche al Roque de los Muchachos, para una visita guiada al observatorio astrofísico, y al telescopio más grande de Europa, y de paso disfrutar de las vistas desde el punto más alto de la isla, y punto clave de la carrera que ya me empezaba a generar los primeros nervios, sobretodo por el calor que asolaba la isla y que tan mal se me suele dar para correr. La visita fue muy interesante, y ver el telescopio por dentro toda una experiencia. Ya por la tarde nos limitamos a descansar, y yo a prepararme todo para la carrera.

P1180592

P1180605

P1180617

P1180628

Y llegó el día. Madrugón, a ponerme equipación dorsal y mochila y para el refugio del Pilar, punto de salida. Tras unos kilómetros en autobús llegamos, y vimos pasar a los primeros clasificados de la ultra y poco más tarde salíamos nosotros. Seré breve porque de las carreras pienso hablar otro día, pero decir que hice una de mis mejores carreras. El recorrido es sencillamente increíble, muy corrible, con unas vistas de la isla (y de otras islas, se veía el Teide, el Hierro y Gran Canaria, creo) sin parangón. La última bajada desde 2400m hasta el nivel del mar se hace eterna, pero merece la pena! Al final hice 2º, detrás de un beltza de Cabo Verde que estuvo intratable, así que mejor imposible.

IMG_7210

transvulcania2015-2478_81

P1180679

Y tras el subidón de la carrera y el posterior descanso y cenorrio, al día siguiente tocaba ferry a Tenerife a visitar a nuestro amigo Aitor y su encantadora familia. Pasamos una agradable y tranquila tarde por El Médano, y ya el día siguiente cogimos otro coche de alquiler y nos fuimos a recorrer el sudoeste de la Isla, con breves paradas para ver los acantilados de Los Gigantes, Santiago del Teide y Masca. Y ya por la tarde para el Teide! Dejamos el coche en el parking y subimos hasta el refugio de Altavista, a unos 3200m, donde tras pasar noche pensábamos subir hasta la cima para ver amanecer y de paso evitarnos pedir permiso para acceder. El plan salió bien, y subimos sin problemas hasta arriba, aunque no tuvimos suerte con el tiempo, ya que el día estaba neblinoso y no vimos salir el sol, ni la característica sombra triangular que forma el cono volcánico. Igualmente mereció la pena.

P1180741

P1180836

P1180768

        P1180821P1180785

Lo peor es que estábamos reventados, y sin pasar por la ducha siquiera, seguimos descubriendo rincones de la isla, como Orotava (que bien comimos!), Garachico e Icod de los Vinos con su drago milenario. Y sin solución de continuidad tocó cena de despedida con Aitor, su familia y Cristina. Un placer vernos después de tantos años, aunque se hizo muy breve. En las dos islas nos quedó la sensación de que nos faltaron días para ver todo lo que tienen que ofrecer. Pero eso es bueno. ¡Señal de que hay que volver! Y aún nos quedan 5 islas más por descubrir.

P1180885

  P1180918

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s