Crónicas de Nepal (II)

Nos habíamos quedado en Lukla. Empezaba lo bueno. Eso si, para irnos haciendo a la ausencia total de confort que iba a imperar durante todo el trekking, los Himalayas nos recibieron con lluvia, y tuvimos que sacar las fundas de la mochila y las antiestéticas e incómodas capas para no mojarnos.

P1130269

P1130275Sigi, como siempre sensacional!

La ruta de trekking más concurrida es la que va directa al campo base del Everest, ida y vuelta por el valle del Khumbu, pero nosotros decidimos hacer la variante por el majestuoso valle de Gokyo, para cruzar por el Cho La Pass a Lobuche y bajar por la ruta tradicional. Este es el track de la ruta, con algún apaño para cubrir las zonas donde no usé el GPS, o fallaba la señal:

track2

La primera etapa no tuvo mucha historia. Una vez reunidos todos nos pusimos en marcha. Fueron 2h30 para bajar desde Lukla (2800m) hasta Phakding (2600m), bajo una lluvia ligera, y con la ayuda de los frontales en la última parte,  ya a oscuras. Cruzamos los primeros puentes, vimos los primeros burros (ya habría tiempo para cansarnos de ellos) y fuimos conquistados por las sonrisas de los niños nepalíes, que saludaban efusivamente y sin excepción con un “namasté”, mientras recibían globos y caramelos de nuestras compañeras de expedición.

P1130335

P1130298

P1130294

P1130289

P1130286

P1130279

En Phakding nos alojamos en un lodge bastante acogedor, donde nos empezamos a familiarizar con el menú que degustaríamos los próximos 15 días. Porque los alojamientos podían estar mejor o peor, a 2600 o a 4900m, pero el menú no variaba. A saber, macarroni, momos, garlic soup, chicken soup, noodles, Dal Bhat, rice with tuna tomato y la gran estrella “spaghetti tomato sauce”. Nada de fruta, ni de verdura, ni de legumbre, ni de pescado, ni de carne… Bueno, yo fui el único osado que en un ataque de nostalgia carnívora, me atreví con un filete de yak que más parecía la suela de una zapatilla… Más tarde vería como transportaban la carne, que por cierto era ternera y no yak, y que tienen que traer desde los valles bajos, ya que el Parque Nacional de Sagarmatha es libre de muerte, y me arrepentí un poco, pero ya era tarde.

DalbathAl rico Dal Bhat

Momo_nepalSuculentos momos

En nuestro primer día ya fuimos cambiando ciertos hábitos. Teníamos que obligarnos a beber mucha agua (4 litros diarios) para depurar el cuerpo en el proceso de aclimatación. Y como todos los que hayáis estudiado balance de materias sabréis, y el resto supondréis, todo lo que entra sale (o se acumula). Así que por las noches nos despertábamos para ir al baño como los abuelicos. Esto a mucha altura y con el frio correspondiente podía hacerse muy duro. No entraré en detalle en el tema de los baños, pero solo diré que el Ambipur todavía no ha llegado a Nepal. Y que hicimos mucho trabajo de cuadriceps durante el trekking, y no solo subiendo y bajando cuestas… Para el agua la inmensa mayoría de nosotros teníamos un depurador Steripen, así que siempre había alguien depurando agua, en un proceso que consistía en depositar toda tu fe en unas ondas que emitía el cacharro agitándolo durante unos interminables 90 segundos dentro del agua.

P1130726Lujo asiático

SteriPEN_on_topoSteripen power

Ya el segundo día era un poco más duro, pues teníamos que salvar casi 1000 metros de desnivel para llegar a Namche Bazar, capital de los sherpas y pueblo más grande que íbamos a encontrar durante el camino. Abandonamos el fondo del valle cruzando un puente colgante ya de grandes dimensiones, y llegamos a nuestro destino final en algo menos de 6 horas, rodeados de nubes amenazantes. Sin duda lo que más me llamó la atención fue la presencia de ciertos lujos y comodidades un tanto atípicos a 3400 metros y en una zona tan inaccesible como aquella: Un bar con pantalla plana y sauna finlandesa, futbolín y billares (al que por desgracia no acudimos, pese a mi insistencia), numerosas tiendas de material de montaña, ya fuese de imitación como original (mi reloj Suunto lo tenían a la venta a unos 300$) y WIFI en el lodge… gratis!

P1130341

Yo me hice con un gorro-pájaro que causó sensación, y unas Salomon Speed-Cross, marcando tendencias, ya que fui el primero pero no el último que se hizo con un par. Lo que no saben Pablo y Koldo es que, como dicen en Galicia, “non matan as flechas, senón o indio”. Jajaja.

P1140422Desde aquí doy las gracias a Salomon, que tuvo el detalle de recibir a parte de la expedición San Piriri en el aeropuerto de Munich 😉

El valle de Gokyo es más tranquilo, pero la ruta tradicional al campo base del Everest está bastante masificada. En general toda la región está fuertemente influenciada por nuestra presencia, los guiris, con lo bueno y lo malo que eso conlleva. Como ocurre en todas partes, el turismo enriquece a algunos, pero el lugar pierde cierta esencia y autenticidad, y surgen los desequilibrios. Algunos ganan mucho y trabajan poco, y otros se desloman para ganar una miseria. Aunque eso también pasa por estos lares…

article-2327185-19D3BD92000005DC-838_634x475Primer día de rebajas en el Everest

Todavía no he hablado del resto de la expedición. Ya en Katmandú, y por medio de la agencia Asian Trek, nos hicimos con un guía local, el gran Dawa Sherpa. Guía, camarero, cocinero, porteador, negociador… Un crack. Hablaba bien inglés, y chapurreaba algo el italiano/castellano a raíz de un viaje a las Dolomitas. A parte, contábamos con 1 porteador por cada 3 personas, lo que hacía un total de 7, creo, aunque el número de porteadores fue un gran enigma y motivo de debate durante el viaje. Ninguno de ellos hablaba más de 4 palabras de inglés, y aunque iban mucho menos cargados que otros que vimos, nos llamó mucho la atención la indumentaria. A diferencia de Dawa, muchos subían con vaqueros, zapatillas de ciudad e incluso chancletas de baño! En los momentos de flaqueza que todos pasamos en algún momento bastaba con mirar hacia delante y verlos cargar el triple de peso que cargabas a las espaldas, con unas tristes chanclas, mientras cantaban y gritaban las 4 paridas que les habían enseñado los corellanos, y ya tus miserias pasaban a ser insignificantes. Además, como no te vas a reír si escuchas a un sherpa gritar “anda tira, cataplasma” mientras carga sus 20kg a 5000m?

P1130655Uno de nuestros porters, subiendo el Cho La Pass en chanclas de baño

 P1130567El gran Dawa Sherpa, único en su especie

P1130641Y su hermano Nuri el cataplasma

Bueno, que me pierdo. Estábamos en Namche Bazar. Allí pasamos 2 noches, ya que el tercer día aprovechamos a hacer una ruta circular para aclimatar guiados por Nuri, el hermano de Dawa. La ruta fue bonita, llegamos hasta 3800 metros, nuevo techo para muchos de nosotros, y visitamos una escuela sin niños (día festivo) y un precioso monasterio donde nos intentaron colar un coco como la cabeza de un Yeti. Por desgracia la lluvia ese día ya fue más insistente.

 P1130355

P1130362

P1130369

P1130370

P1130379

El cuarto día amaneció con más claros que el anterior, y todos albergamos esperanzas de ver el mítico Ama Dablam de camino a Dole. Y así fue, aunque asomó tímido entre las nubes, y en un primer momento lo confundimos con el también imponente Thamserku. Fuimos mucho rato llaneando a media ladera, para llegar a un cruce donde se separan los caminos que se internan en el valle del Khumbu (ruta tradicional hacía el campo base del Everest) y el de Gokyo, que era el que nosotros íbamos a seguir.

P1130406El temible Thamserku entre la niebla

P1130419Auténticos superhombres nepalíes

P1130420

P1130434Buscando cobertura

P1130445Y por fin, el mítico Ama Dablam. Para muchos, la montaña más bella del mundo.

P1130453

Ya superabamos los 4000 metros y a esas alturas vimos como las bestias de carga ya eran en su mayoría yaks, que son una especie de vacas peludas y con mucho encanto. Aunque si somos estrictos la mayoría no son yaks puros sino cruces entre yaks y vacas u otros bichos, o eso dice la Lonely Planet.

P1130470

P1130475

Esa 4ª etapa terminamos en Dole, ya por encima de la barrera de los 4000 metros, ya metidos de lleno en el valle del Gokyo, y la falta de oxígeno ya se empezaba a notar. A esa altura el aire tiene un 60% del oxígeno que tendría a nivel del mar, véase Donosti. Por esa y otras razones, al cuerpo le cuesta aclimatarse a la altitud y es muy importante subir a un ritmo muy pausado y en etapas cortas.

P1130598

Después de 4 días nublado y con periodos intermitentes de lluvia, el 5º día por fin amaneció raso. Un anticiclón que duraría casi una semana, justo en la parte más exigente y al mismo tiempo más espectacular del trekking. Todavía no sabemos la suerte que tuvimos. Hay gente que se ha hecho el trekking entero bajo las nubes sin ver un solo pico, o peor, que se ha tenido que dar la vuelta a medio camino. Después de cruzarte medio planeta para ver el Ama Dablam, Everest, Lhotse y compañía, quedarte sin verlos tiene que suponer una decepción considerable.

P1130491  P1130507

P1130497Secando las mierdas de yak, que tanto calor nos daban por las tardes

El tiempo nos cambió el humor a todos. Nos veíamos rodeados de picos, bajo un cielo azul, dejando a un lado los primeros lagos de Gokyo, y con el Cho Oyu asomando al fondo. El primer 8000 a la vista, que subidón! Hasta con la peor cámara y/o móvil salían fotazas. Y es que semejantes paisajes hacen bueno al fotógrafo. El pueblo de Gokyo, donde íbamos a pasar noche, estaba a orillas del lago, con el glaciar al lado, un lugar idílico.

P1130559

P1130588

P1130563

P1130548

P1130587

P1130624Los lodges donde dormíamos podrían ser más cómodos, y más calurosos, pero estas vistas desde la ventana no tienen precio

Pero no hubo tiempo de muchas contemplaciones. Fue llegar y tomar una decisión. Podíamos subir nuestro primer 5000, el Gokyo Ri, ese mismo día, y dejar la etapa del día siguiente como jornada de descanso, pues solo tendríamos que cruzar el glaciar. O bien descansar y dejarlo para el día siguiente. A mi me han enseñado que no hay que dejar para mañana lo que puedas hacer hoy, así que tiré para arriba, y conmigo la mayoría. Conforme subíamos las vistas mejoraban, con el Makalu y el Everest asomando el hocico, pero a nuestros pulmones cada vez les costaba más coger el aire necesario. Una vez en la cima era difícil no emocionarse. Por lo sufrido para llegar, por las vistas, por pasar de 5000 metros, por la compañía, por cumplir un sueño… Y todo ello bajo un cielo azul y con la serpiente multicolor de oraciones budistas que le daba el punto de magia al asunto… Un momento inolvidable.

P1130590

P1130599

P1130605

P1130606

P1130617

P1130619El Everest asomando entre las nubes

Al día siguiente harían cima el resto: Edemox, el Aitor, los novios, y Koldo. Este último por segunda vez, que con la primera no le bastó! Minetras tanto el resto disfrutamos de un merecido descanso matinal para por la tarde cruzar el glaciar. He de reconocer que esta etapa me supuso una pequeña decepción. En mi ignorancia siempre había pensado que los glaciares eran todos de nieve y hielo, pero el que cruzamos estaba recubierto de piedras y se parecía más a una escombrera que a los glaciares que se ven por la TV….

P1130635

P1130637

Pero ya habría tiempo para ver glaciares “de verdad”. Y sin esperar demasiado. Porque ya el siguiente día nos tocaba cruzar el mítico Cho La Pass, collado a 5300 metros que une los valles de Gokyo y Khumbu, y bajar por el glaciar. Pero eso para el próximo post, que me enrollo más que las persianas.

Anuncios

5 Comments

  1. El guia local Dawa Sherpa, la carne, you water Power gadget, all descriptions are really insipiring!
    (I didn’t translate but I think I understood much of what you are telling), sounds like a magical trip!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s