De congreso por Escocia

Ya he cogido carrerilla, así que me voy a poner con el relato de mi primer congreso internacional. Si si, como lo oyen. No todos los días se tiene el placer de acudir a uno, y nada menos que a dar una ponencia. Tendré que fardar un poco, no? De todas maneras voy a intentar ser sincero. En lo académico ha sido un poco decepcionante. Hay grandes gurús pero también otros alumnos como yo, en muchos casos mucho mejor preparados y más brillantes, pero en otros casos con nula capacidad para hacer una presentación en condiciones. Gente que no sabe NADA de inglés (telita con los chinos), que no saben darle al botón de pantalla completa en la presentación de Powerpoint, que ponen una plantilla negra con letras azules, o que te cascan 30 diapositivas llenas de fórmulas con derivadas o integrales, sin una sola imagen/gráfica para hacerlo digerible. Yo creía que a estos niveles esas cosas no pasaban. Pero si.

Luego está el hecho de que el 90% de los asistentes están preocupados unicamente en su propia ponencia, y como mucho en otra que sea de temática similar, y prefieren hacer turismo antes que tragarse las 400 restantes. O acuden pero se pasan la charla leyendo prensa en su reluciente Ipad…

Otra cosita son los “coffee breaks”. Aquí es donde la gente hace “networking”, es decir, que con la escusa de compartir conocimientos conoces gente y te pones ciego a pastas y té, que para algo estamos en UK. Pero claro, habida cuenta de que el perfil de congresista es anglosajón de 50 años, catedrático, barbudo y gafotas da un poco de pereza acercarse a los corrillos que se van formando. Así que el primer día decidí sumergirme en la lectura, a la espera de encontrar a gente joven y con un inglés claro y understandable, o capaz de hablar otras lenguas más conocidas por mi…

¡Este primer día descubrí lo duro que es salir a cenar solo! Con la mirada puesta en la pared, la espera antes de cada plato se hace eterna. Esto no podía seguir así, de manera que tras disfrutar del comfort del hotel me decidí a hacer “amigos”. Tras hablar con un alemán y un turco de teledetección pura, y compleja, mi salvación surgió en forma de 2 investigador@s jovenes peninsulares, con los que hice buenas migas rápidamente y a partir de ahí todo fue más fluido. Networking, más charlas, pero también turismo, entrenamiento por el legendario parque de Holyrood, sede de un Cto del Mundo de Cross Country, e incluso buena juerga. Y es aquí donde se hace el verdadero networking, con un vaso de un buen scotish gold (whisky) y un poco de alegría en el cuerpo. Ahí van unas fotos:

PD. Esto lo tengo que contar. ¡Me pusieron para la charla una sala más grande que a los de la NASA! Verídico 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s