GR20: 7ª y 8ª etapa

7ª etapa: Refugio L’Onda – Refugio Pietra Piana -Refugio Manganu (9h)

La 7ª etapa también iba a ser dura. Y es que, como decía un sabio, cuando comienzan las hostilidades ya no se para. La primera parte de la etapa iba a ser de crestas otra vez, con grandes vistas, y pudiendo observar el camino ya recorrido y el que se nos venía encima.
Gracias a mi virtuosismo con el software de edición gráfica más avanzado del mercado (el Paint), se observa el camino recorrido. Al fondo, donde comienza la raya, está el Monte d’Oro donde tanto había sufrido el dia anterior. ¡Qué lejos queda ya! La casita roja es el refugio de l’Onda. Y desde ahí toda la cresta a 2000 metros de altitud aprox.
Coronamos una pequeña cima los tres, y seguimos rumbo al refugio de Pietra Piana, donde toca parar a reponer fuerzas y rellenar la cantimplora.
Otra de cadenas. Sin complicaciones, y disfrutando de la montaña.
Una vez pasado el refugio de Pietra Piana, la 2ª parte de la etapa incluye dos pasos a 2200 metros, punto más alto del GR20. Esto ya es alta montaña. Al fondo el lago Capitello, creo. Etapa rompepiernas pero de gran belleza.
Y llegamos al refugio, que por cierto estaba lleno, así que nos toca dormir en tienda, rodeado de caballos pastando. Bonito lugar.

8ª etapa: Refugio Manganu – Castel di Vecchio – Refugio Ciuttolu di Mori (8h)

Cambio brusco de paisaje. Entramos en un valle precioso, lleno de castaños, con mucho caballo y pendientes suaves, que de vez en cuando se agradecen.
Vamos poco a poco subiendo, entre pastizales.
Y llegamos al lago Nino, para mi uno de los lugares más bonitos de la ruta. Metemos un poco los pies y tras un merecido descanso seguimos hacia Castel Di Vecchio.
Tras una bajada ingrata, llegamos al pueblo/estacíon de ski. Un lugar con muy poco encanto, pero con una tienda donde disfrutamos de un exquisito Magnum. Cuando te privas de comodidades durante mucho tiempo, pequeños detalles como este se disfrutan y saborean como nunca. Arrancamos entre pinos, vigilados de cerca por las cabras.
No se vosotros, pero yo la miro y solo veo chorizo, salchichón y jamon de la tierra. Una auténtica cerda salvaje haciendo el cerdo.
Desde aquí “solo” nos queda una subida de 600 metros hasta el refugio más alto del trekking, a 2000 metros. Para que no nos pase como el dia anterior, decido subir más rápido para llegar pronto y reservar plaza en el refugio, pero antes encontramos unas pozas con cascada incluida a las que no podemos decir que no.
A eso de las 4 llego al refugio, donde me hago un suculento aperitivo que tengo que pelear con estos atrevidos pajarracos. En media hora estamos todos, y con plaza en el refugio! Algo me dice que a 2000 metros hubieramos pasado algo de frio en la tienda…

El refugio a la sombra del majestuoso Paglia d’Orba, objetivo principal el dia siguiente.
Tarde-noche accidentada. Una mujer de unos 40 años que subía corriendo (!!) tiene la mala suerte de caerse a escasos 20 metros del refugio. Se abre la cabeza, y con una fuerte conmoción y aturdida por el golpe, sus compañeros acaban llamando al helicoptero de rescate. Mejor asegurar. Ya por la noche, un joven oye ruidos, abre la puerta de la tienda, y se lleva un mordisco en la tocha de un zorro! Al dia siguiente a bajar al pueblo para vacunarse de la rabia. Su trekking a terminado. Si es que cuando la mala suerte llama a tu puerta…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s