Crónica maratoniana

Audio: Carros de fuego

La crónica del marathon se ha hecho esperar y será mas breve de lo que merece por la ausencia de tiempo que gobierna mi vida ultimamente. Al grano.

Pre-marathon: Todo perfecto según las indicaciones del mister. Dia previo de viaje a Rotterdam pero muy  tranquilo. A las 13:30 estabamos en el hotel. Todo el dia hidratandome bien, comiendo pasta y a las 12 a la cama con el subidón de ver al Barça ganar el clásico en un bar turco de Rotterdam. El dia de la marathon calentamiento suave, buenas sensaciones salvo una leve molestia en la rodilla.

Salida: Salgo en el grupo de los 2h30-2h45 aunque bastante atras. Muchos codazos en la salida. Yo tranquilo que hay MUCHO tiempo para adelantar. Salgo a 3:40 por el exceso de gente. Me junto con un holandés que me pregunta la marca que busco y nos vamos para adelante.

Km 0-10: En el km 3 pillamos a un grupo,van un poco lento y no me dicen ( o no me entienden) que marca buscan, asi que nos vamos a por el de adelante. En 500 m los tenemos. Es un grupo de 20, con tres liebres, 3 españoles que tiran de Beatriz Ros y Maria Teresa Pulido que buscan 2h32-2h34. El ritmo es perfecto asi que allí me quedo. Van pasando los km muy facil y a ritmo. El 10.000 en 36 minutos pelados y MUY facil.

Km 10-20: Con zonas de viento fuerte pero muy protegido en medio del grupo. TEngo mucha suerte de haber pillado ese grupo, no me exigen relevos, me tapan el viento, me llevan a ritmo uniforme e incluso me dan conversación. Yo me límito a mirar el paisaje y motivarme con la gente animando y los grupos de música tocando por el recorrido. Bebo sorbitos en los avituallamientos aunque el cuerpo no me pide mucho. 6 grados y viento.  Mi GPS marca los kms a 3:36 aprox y voy sobradisimo. Pienso incluso en dejar atras el grupo para buscar mejorar un minuto los 2:32 que busca Ros. Paso la media en 1:16:20

Km 20-30: Tras pasar la media se forma un corte en el grupo. Me voy con los de adelante. Llegamos al km 25, con viento en contra y una cuesta fuerte para cruzar el puente. Incrementan el ritmo y sufro para no quedarme solo con el viento. Dos km seguidos a 3:25, y justo los más duros por el viento y las cuestas. ERROR. Decido quedarme por un flato, y conmigo el holandés que no me ha soltado desde salida. Intento que tire un poco para quitarme el viento pero va aún peor que yo. Tiro yo solo con el viento en contra desde el 27 hasta el 32, con cada vez peores sensaciones y marcando km a 3:45-4:00 Es un pinchazo pero no es grave. Lo grave viene luego. Paso el 30 en 1:49, todavía para 2h:34.

Km 30-42: A partir del 30-32 me voy quedando vacio gradualmente. El holandés se va solo, tras aburrirse de esperarme. Paro una primera vez a mear en un seto. Las piernas las tengo muy cargadas pero sobretodo me veo sin fuerzas. Me arrastro hasta meta. Mareado y con la vista nublada meto km a 4:30, a 5:00, a 5:30!!! Ni rodando en toda la temporada había ido más lento. Apago la calculadora, ya solo quiero llegar. Pienso en retirarme pero no hago nada quedandome en un parque a 6km de meta. Me paro numerosas veces y en el km 35 y 40 me bebo lo que no está escrito en los avitualllamientos. 3-4 vasos de isostar. Pero el daño ya está hecho. Fantaseo con los platanos de meta. Mi cuerpo necesita energia de manera urgente.  Acabo con un mini sprint para bajar de 2h46. Mierda! 2h46:00. Marathon terminado.

Conclusiones: He tenido las mejores sensaciones de mi vida corriendo y las peores, en la misma carrera. He pasado de ir tocandome la boina a 3:36 a arrastrarme a 5;3o con impotencia y ganas de llorar. Un sufrimiento que no venía por el ritmo sino por quedarme vacio. Me hubiera pasado igual saliendo a 3:45, creo. Fue un error forzar en el 25, y quizas fue un error beber tan poco y no llevarme glucosa para la carrera. Me jode porque estaba muy bien y SI pensaba pinchar al final y de los 2h32 bajar a 2h36 o así, pero no perder 14 minutos de marca en los últimos 12 km. No obstante, es un estimulo. Se que tengo un colchón para mejorar hogadamente mi marca la próxima vez. Y la habrá. Pronto. El gusanillo está ahí. La experiencia de correr un marathon es inigualable. Un reto en mayusculas. Repetiré. Espero aprender de los errores.

Añado a la crónica, por gentileza de la excelente organización de la marathon de Rotterdam el video de mi paso cada 5 km en una franca regresión claramente reflejada por mi rostro ;P

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s