Münster

No es momento ni lugar para hacer una crónica detallada del agónico sufrimiento de la marathon de Rotterdam. En estos momentos estoy en Münster, Alemania, en el ordenador del hostal, dejandome los sesos para acertar con las teclas situadas cada una donde quiere de este teclado raro. Ya se me había ovidado lo que era escribir desde el extranjero.

La idea original era haber ido a Hamburgo, donde nos ibamos a encontrar con Ellen, una vieja amiga del erasmus. Pero al final un tren al que no llegamos a tiempo y un incremento sustancial del precio del billete y de la duración del viaje nos hizo cambiar de destino. Y como yo soy muy friki, recordé de cierto blog que suelo leer que Münster podía ser un buen destino y aquí estamos, disfrutando de los encantos de esta pequena ciudad universitaria, llena de canales, de estudiantes y sobretodo de bicis. Es, sin duda, el paraiso del ciclista. TODO el mundo se mueve en bici por la ciudad, y todo son facilidades. La ciudad es tranquila y acogedora. Creo que cuando cumpla los 50 me compraré una casita a orillas de algun canal a las afueras de Müenster.

Ya solo nos quedan dos dias de viaje para disfrutar de los encantos de Amsterdam y desconectar un poco del trabajo y del atletismo que tanto tiempo me ha absorvido ultimamente. Las cervezas locales, los tes, bollos y panes de la región, los paseos  en bici por lagos y canales y las fiestas que nos reservamos para Amsterdam ayudan a ello.

A seguir bien. Besos para ellas y abrazos para ellos ;P

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s