The London Project I

The London Project ha sido un rotundo éxito.  El año ha empezado bien aunque los dias de fiesta se han agotado y toca trabajar otra vez…  La mayor preocupación era llegar a tiempo para celebrar el fin de año, pero todo salió sorprendentemente bien. De hecho, el avión llegó con 30 minutos de adelanto. 30 jugosos minutos. Luego cogimos el tren al centro de Londres casi en marcha, y dejamos las maletas en las consignas. Tras comernos varias porquerias navideñas en el avión nos metimos entre pecho y espalda unos bocatas de jamon y queso. Cena glamourosa y selecta para despedir el año. Y de ahí al rio. Las salidas de metro estaban colapsadas y nos tuvimos que bajar una antes, así que nos quedamos por la zona del rio, que estaba llena de gente bailando, con música y speakers y con vistas al sucio y ópaco Thamesis y a los hermosos edificios que lo flanquean, incluido The London Eye (la noria vamos).  A las 11 empezamos a recibir mensajes de felicitación del año. Cosas del cambio de hora.

Nos llevamos unas uvas pero variamos un poco la tradición. En vistas de que no había campanadas sino cuenta atras, decidimos utilizar las uvas como arma arrojadiza en lugar de como alimento.  Ten, nine, eight… one, ZERO!!!! Happy New Year 2009!!! Fiesta y desfase.

Media hora duro el efecto. Luego la gente se empezó a dispersar. Nosotros nos fuimos para Soho, aprovechando el metro gratis cortesia de la ciudad de Londres. Y descubrimos lo que temiamos. Londres es muy caro. Y de noche aún más. Tras pasarnos por un pub normalito de entrada 5 pounds, y bebernos unas birras, nos fuimos al 1001 con nuestra reserva de internet. Una vez allí nos encontramos una gran cola (de hecho, varias) y un portero furioso al final de ella(s). Un negro de 150 kilos de músculo aprox. Tras discutir en un ingles no muy fluido con otros integrantes de la cola, conseguimos nuestras entradas y nos metimos para dentro. Todo fue bien hasta que nos comimos esa hamburguesa… The Bloody Burger. El local estaba bien, con tres pisos, mucha gente, una zona donde vendían comida… Pero la música se iba tornando cada vez más chunda-chunda y nuestro rendimiento en la pista empezó a bajar. De hecho, el cansancio se apoderó de mi ser y me senté un ratin a descansar el parpado pero el portero omnipresente vio la jugada y se acercó con la firme intención de echarme:

– No sleep!!

-Sleep me?? Are you crazy,men?

De hecho aquello parecía la guerra. Cada 15 minutos hacían ronda y se llevaban a unos cuentos tipos cieguerrimos y/o dormidos. Aguantamos lo que pudimos en el campo de batalla, pero al final las heridas eran cuantiosas y una retirada a tiempo puede ser una victoria. Y hablando de sleep. Me está entrando sueño. Otro dia sigo. Ah, he puesto fotos en la caja de la derecha. Y he escrito en inglés, ahora que está calentito ;P

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s