Cine del malo

Ayer vi una gran película. Little Miss Sunshine. Para el que no le suene, trata de una familia muy peculiar que realiza un gran viaje para que su hija participe en un certamen de belleza infantil. El final, con toda la familia bailando/haciendo el ganso al son de Superfreak (Rick James) es un puntazo. Y muestra la obsesión de la sociedad por alcanzar el éxito, la perfección y la belleza.

Esto fue en el cine al aire libre, disfrutando de una noche fresca. Quizas demasiado. Luego para compensar decidí ver una pseudopelicula de esas que a mi me gustan tanto: “Solo Amigos”. A veces le encuentro una extraña satisfacción al hecho de saber como va a acabar una película tras ver los primeros 3 minutos. Son innumerables las películas que se han hecho con un argumento tan simple como este:

Chico/chica impopular/feo/gordo se enamora de chico/chica popular, y en el caso de ser chica SIEMPRE rubia.

¿Alguién adivina como acaba? Esta claro. Y la fórmula funciona. Pero el final feliz esperado puede tener matices:

Chico gordo vuelve 10 años después, delgado y con éxito y conquista a chica (“Solo Amigos”)

Chico conquista a chica porque ella descubre que la verdadera belleza está en el interior (oooohhh…). Generalmente deja a su antiguo novio, que SIEMPRE es del equipo de fútbol.

Chica impopular de gran belleza (se ve a las leguas que está “potencialmente como un trén”) escondida bajo un flequillo pegajoso, unas gafas de pasta y un vestido de flores de la abuela sufre una reconversión en su estilo, ayudada por otras chicas y conquista a chico popular.

Luego están las películas deportivas en las que se mezclan dos argumentos, a cual más complejo (lease con ironía).

El protagonista, o el equipo del protagonista, participa en un campeonato. Puede ser hockey, futbol, baloncesto, atletismo o incluso surf.

Introducción. El protagonista (o su equipo) es un perdedor. NO TIENE NINGUNA OPCIÓN DE GANAR. Esto debe quedar claro.

Nudo. El protagonista (o su equipo) entrena muy duro y progresa mucho. Aún así parece difícil que gane. Se llega la partido final.

Partido final. SIEMPRE empiezan perdiendo. En el descanso alguien (entrenador, novia…) pronuncia un discurso que altera el curso del partido, y por ende de la película. Llegan al último minuto perdiendo por mucho. Ganan en el último segundo. Si es atletismo al sprint, si es baloncesto con un triple desde su campo, si es football americano con un homerun etc. El protagonista pasa de perdedor a heroe.

Argumento secundario. Chico/a protagonista impopular/feo/gordo se enamora de chico/chica popular, y en el caso de ser chica SIEMPRE rubia.

Siempre se que el prota va a acabar con la rubia y se que a va a ganar la carrera/partido/campeonato. Pero la veo igual. A veces está bien ver películas malas que no te hagan pensar. Es como comerte un kebap. Sabes que no es alta cocina, pero se come facil, y no hay que cocinar. Es lo mismo ;P Al parecer, no soy el único que piensa así, de ahí que abunden tanto las pseudopelículas. Y los kebaps.

P.D. En ocasiones veo películas buenas.

Anuncios

1 Comment

  1. creo que tienes razón con eso de que usan muchos estereotipos, deberían por primera vez usar a una protagonista que no sea rubia, que el protagonista aprenda cosas valiosas sin tener que ganar y dejar de ser el deportista y la porrista que son los que siempre salen ganando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s