SANTIAGO DE COMPOSTELA


Llevo un rato partiendome el pecho con la descripción que hacen de Santiago en la Inciclopedia, una especie de prima rebelde de la Wikipedia. Me quedo con las siguientes perlas:

HISTORIA:

En el 830 aparece al despiste el primer peregrino conocido, el rey Alfonso II, que venía de Oviedo en un bus de Alsa. Se le vio por la ciudad dando vueltas durante 4 días con una bolsa del Gadis, costumbre arraigada que llega a nuestros días.

CATEDRAL:

Es destacable otra cosa llamada botafumeiro (echahumero), que es un creador de partículas de drogaína pura que al entrar en contacto con el aire se transforma en gas radón, una droga de altísima calidad que es consumida masivamente por todos los visitantes de la catedral, lo que provoca la característica morriña congénita en los turistas.

* Esto me recuerda la discusión que tuve el otro dia con mis compañeros de piso, que alegaban que solo se puede tener morriña si se es gallego, si no como mucho tendrás que conformarte con la añoranza. Eso si, se apoyaban en argumentos de peso como que las casas en Galicia tienen mucho granito, que a su vez tiene radón, que es radiactivo, y que es lo que hace que cuando salen de Galicia tengan ese hormigueo en el estomago. Una especie de “mono de radón”. Digno de un programa de Iker Jimenez.

CIUDAD DE LA (IN)CULTURA:

Monstruoso ser interdimensional que se alimenta exclusivamente de cemento y préstamos bancarios. Apareció hace unos años en un monte cercano a la ciudad. Se desconocen sus intenciones y aunque se quisieran investigar resultaría del todo imposible ya que no existe carretera o camino de cabras que la una con Santiago. Una vez terminadas las obras se desconoce su uso, hay quien afirma que servirá como refugio nuclear y algunos incluso afirman con descaro que aumentará el turismo.

Fuentes gubernamentales han anunciado que para el Xacobeo 2993 estará seguramente abierta al público, curiosamente coincide con la fecha que dió Nostradamus para la llegada del fin del mundo.

O BOCADIÑO:

¿Restaurante? ¿Hamburguesería? ¿Sitio? En defintiva, un lugar entrañable. Dispone de una freidora del tamaño de una bañera en la que se preparan los suculentos platos con los que se alimenta la ciudad. Los excedentes se utilizan en la industria petroquímica. Dispone de un amplio menú de trece platos, es indiferente cual se deguste ya que cada uno de ellos sabe a una mezcla de los otros doce.

O Bocadiño. Que grandes cenas nos ha dado. Resulta que está al lado de mi casa y el año pasado iba bastante por alla para hacer frente a mi vagueza cocineril, pero poco tardé en descubrir que las cantidades ingentes de aceite que tiene cada uno de sus platos están envueltas en un bucle infinito del que no pueden salir, de manera que cuando te comes una pechuga de pollo puedes notar las reminiscencias a filete, lomo, bacon, churrasco, huevo frito, patatas, zorza… La descripción, por tanto, es muy acertada ;P

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s