A vueltas con la tele

El problema. Nuestra tele hace mucho tiempo que viene portandose mal. Solemos corresponderle con suaves caricias que la hagan entrar en razon pero cada dia que pasa está más rebelde. Ya el año pasado al hecho de no tener mando a distancia y tener que incorporarse costosamente cada vez que queriamos cambiar se le sumó el que se pasase al blanco y negro según le diese. Y mas adelante empezó a apagarse y encenderse repetidas veces sin previo aviso. Y con mala leche, ya que con un golpe seco se encendía, pero esperaba al momento exacto en que uno se sentaba para volver a apagarse. Grrrrrr.

Este año la cosa está peor. Un dia se apagó. A la semana se volvio a encender. Tras dos fases de una semana sin tele (que tampoco es gran problema, pero en momentos puntuales apetece) decidimos buscar soluciones. Tras golpear la tele con ‘dulzura’ como tantas otras veces decidimos colocarla boca abajo, es decir con la pantalla apuntando a la encimera. Y funcionó! Pena que no la pudiesemos ver…. Tras un par de dias de inpass decidimos arriesgarnos y la colocamos boca abajo pero con la pantalla hacia nosotros y seguia funcionando. Probamos a ponerla en vertical y ya iba solo a ratos, y en posicion ‘normal’ dejó de verse. Solución, la tele en lateral o boca abajo y para verla forzando maximos de torsion de cuello y/o ensayo de nuevas posturas en el sofa tales como pies arriba-cabeza en el suelo. Más de 5 minutos = Exceso de riego en el cerebro à Mareo. Comprobado.

Fase final: Desarrollo de un EOTR. Experimento Óptico en Televisión Rebelde. Para algo vivo con dos físicos, que piensan mucho y bien. La idea era la siguiente: Coger el espejo del baño para intentar reflejar una imagen en mejor posicion para nuestros maltrechos cuellos y poder ver el futbol en la tele sin miedo a sufrir dolores intensos. Aquí adjunto la foto del intento:

Desenlace. La idea prometía, pero hacía falta algo donde apoyar el espejo de manera que pudiesemos ver bien sin necesitar a un tercero que sujetase el espejo. Tras varios intentos, El Experimento, como no podía ser de otra manera, acabo malamente ya que el espejo cayó y se rajo por la mitad. La tele sigue funcionando. Boca abajo. Y nosotros seguimos viendo a Marbelys andando por el techo, ummmm…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s