Cronica de un sufrimiento anunciado

Ando por tierras Lisboetas con el cuerpo maltrecho tras acometer un intento fructifero de mejora de marca en media marathon, 21km o 21 millones de milimetros, para los no entendidos. La cosa ha ido bien aunque mis pies no opinen lo mismo. Pero mejor empezar desde el principio. La camiseta que nos daban por inscribirnos reza ” Lo importante no es llegar a la meta, lo que importa es llegar a partir”. No imaginabamos ayer cuanta verdad podia haber en esa frase. El taxi que nos tenia que llevar a la salida se ha topado con policias que nos impedian el paso a eso de 6km de la salida. Nos ha tenido que dejar en la estacion de tren, coger el mencionado que nos ha dejado en el furgon de cola de los 30.000 participantes.

lisboa.jpg

Haciendo uso de nuestras peores artes hemos ido avanzando a gran velocidad y sorteando setos, atascos… hasta llegar a la parte de adelante y hacer valer nuestro dorsal VIP para salir adelante. Como merecemos. ;P Aunque llegar nos ha costado un buen sofocon, ya que no nos han sobrado ni 5 minutos. La foto de arriba no es una macroprueba de humor amarillo, aunque lo parece. Es la salida. A la izquierda estan los desafortunados que tienen un dorsal normal y son dispuestos cual sardinas en lata. A la derecha, zona de calentamiento con tres tipos de atletas. Los buenos, los enchufaos y los tramposos. Mis secuaces y yo perteneciamos a este tercer grupo aunque preferimos considerarnos “pillos” o mejor, “jugones”. Pero no es momento ni lugar para describir la estrategia/estafa. Solo mencionar que al individuo a la derecha de la imagen, y que vela por la correcta organizacion de la carrera, se la hemos jugado bien. Otra vez ;P

pont001.jpg

Y ya en carrera sensaciones muy buenas. A 3:30 iba sorprendentemente comodo, y los shows musicales animaban la cosa bastante. Hasta pasamos por un after y nos jaleaban que ni en el tour. Que pensarian… Y lo de cruzar el puente 25 de abril (en la foto) es una maravilla. Aun te quedan fuerzas para mirar porque es al principio, y se ve toda la ciudad. Los kilometros pasaban rapido, y con una rusa como companyera de fatigas he llegado hasta el km 16, pero las ampollas me han hecho sufrir lo indecible. Pero bueno, habia que hacer marca asi que ha tocado apretar los dientes y para adelante. Ya solo, he podido mantener el ritmo y me he marcado 1:14:03 que me saben a gloria, aunque el sprint para hacer 1:13 no haya servido. Y directo a la ambulancia. Porque me he quitado las zapatillas y ya he visto la averia. Los calcetines rojos. Me han echado betadine, y yo, generalmente un tipo duro e insensible al dolor, he dejado escapar algun gritito de dolor. Y la enfermera riendose… Que malas son estas portuguesas.

Y nada, ahora dos dias de turismo, que tendra que ser en bus, porque andar, lo justo.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s